• Cno De La Costa km 7,7, Ramallo.
  • contacto@mapliquid.com.ar
  • La mejor elección

INTA EEA PERGAMINO

Ing. Agr. (Msc) Gustavo N. Ferraris
INTA EEA Pergamino.
Av Frondizi km 4,5 B2700WAA Pergamino
ferraris.gustavo@inta.gob.ar

INTRODUCCIÓN
El fósforo (P) es un nutriente esencial para los vegetales. La tendencia creciente en los rendimientos - que determina mayores niveles de extracción – junto a estrategias de producción de corto plazo, muchas veces en campos arrendados a terceros, ha provocado una permanente extracción dando como resultado los bajos niveles actuales, que se pueden determinar mediante análisis químicos en suelos pampeanos. La necesidad de cubrir los requerimientos de absorción del cultivo y recomponer una dotación satisfactoria en los suelos, ha llevado a implementar una doble estrategia. Por un lado se deben realizar planteos de reposición en el largo plazo, aplicando fuentes de bajo costo con una metodología simple i.e. aplicaciones en cobertura total, en una dosis que contempla los niveles de extracción realizados según la calidad del ambiente productivo. Pero a la vez, se debe suplementar a los cultivos en tiempo y forma, suministrando una cantidad de nutriente que el suelo no puede abastecer. Teniendo en cuenta que la disponibilidad de P es crítica en los primeros estadíos fenológicos, no sólo la dosis sino también la localización y forma química del fertilizante podrían resultar relevantes. Con el objetivo de cubrir estas necesidades de corto plazo, y aportar parcialmente a la reposición de P en el suelo en el largo plazo, han surgido en los últimos años fuentes plenamente solubles bajo una forma física –líquidos o microgranulados- y química –polifosfatos- novedosa para este elemento, cuya eficiencia requiere ser evaluada. El maíz es un cultivo trascendental en las rotaciones y ampliamente conocido por su elevada exigencia y sensibilidad nutricional. Los rendimientos suelen reducirse ante una carencia nutricional en un grado superior al de otros cultivos como la soja. Esto, y el costo del nutriente, superior a otros como nitrógeno (N) o azufre (S) tornan relevante contar con estrategias de fertilización debidamente ajustadas y calibradas a nivel experimental. El objetivo de esta investigación fue comparar los efectos de estrategias de fertilización fosforada que combinan la aplicación de líquidos y sólidos a la siembra del cultivo. Hipotetizamos que el fósforo es limitante en nuestros sistemas, y al aportarlos por medio de la fertilización, incrementa los rendimientos de trigo por medio de una mejora en el crecimiento, cobertura y número de granos y 2. Con este fin, es posible diagramar diferentes estrategias de nutrición, combinado fuentes y dosis de aplicación en modo variable, donde las fuentes líquidas se transforman en una herramienta útil y relevante. Palabras clave: maíz, nutrición fosforada, nuevas formulaciones, eficiencia.

MATERIALES Y MÉTODOS
Se implantó un experimento de campo en la EEA INTA Pergamino, sobre un suelo Serie Pergamino, Argiudol típico, (USDA- Soil Taxonomy V. 2006), capacidad de uso: I; IP=85. El ensayo se sembró el día 25 de Noviembre y fue espaciado a 0,7 m entre hileras, a una densidad de 80000 pl/ha. El cultivar sembrado fue SPS 2721TDTG. El cultivo fue fertilizado de manera uniforme con 220 kg ha-1 de Urea Granulada. Tanto la fuente sólida como líquida fueron localizadas en línea, en íntimo contacto con las semillas. La composición de los fertilizantes es para MAP (grado: 11-23-0; grado equivalente 11-52-0) y en el caso de MAPL (grado: 4,5-10-0-S 3,3; grado equivalente 4,5-23-0-S 3,3) densidad 1,28. La aplicación se realizó, en el caso del fertilizante líquido, por medio de una barra aplicadora montada sobre el tren de siembra, presurizado por CO2 a presión constante. El experimento fue conducido con un diseño en bloques completos al azar con siete tratamientos y cuatro repeticiones. La denominación de los mismos se presenta en la Tabla 1.

En el estado V8 se determinó la intensidad de verde medida por Green seeker y la materia seca acumulada. En la floración se midió el número de hojas fotosintéticamente activas, el vigor, cobertura, altura de plantas e índice verde por Spad. A cosecha de determinaron los componentes del rendimiento, número de espigas m-2 (NE), granos espiga-1 (GE), número granos m-2 (NG) y peso (PGx1000) de los granos. La cosecha se realizó en forma manual, con trilla estacionaria de las muestras. Para el estudio de los resultados se realizaron análisis de la varianza y comparaciones de medias.

RESULTADOS
Descripción climática de la campaña

En la Figura 1 se presentan las precipitaciones del sitio durante el ciclo de cultivo, y en la Figura 2 las temperaturas, horas de luz y el coeficiente fototermal (Q) para Pergamino. Se consideró la etapa entre el 10 de diciembre y el 15 de febrero, la cual abarca el período crítico de floración y llenado de granos en todos los materiales. Por su parte, en la Figura 3 se comparan las temperaturas máximas de este ciclo con los anteriores. La campaña presentó dos etapas bien diferenciadas. Una primera parte, hasta la precipitación acontecida el día 18 de diciembre, se caracterizó por un ambiente predominantemente seco, que acompañó la primera parte del período crítico hasta alcanzar la floración. La subsiguiente comienza el 25 de diciembre, con lluvias de una magnitud sin precedentes para la región, derivando probablemente en condiciones de lixiviación de nutrientes móviles como N y azufre (S). Si bien excesivas, las lluvias en Pergamino fueron de menor magnitud en comparación a los registros determinados hacia el oeste de esta localidad. La posición elevada del sitio evitó la formación de anegamientos temporarios. Las condiciones de luminosidad fueron medias, con varios días de escasa radiación. El cociente fototermal (Q) (11 dic-10 ene) fue de 1,58, inferior al de los años El Niño precedentes (2015/16: 1,72; 2014/15: 1,70) pero sin embargo muy superior al del año cálido 2013/14, de 1,35 (Figura 2). Por su parte, las temperaturas medias fueron elevadas hasta mediados de diciembre (superiores a los dos años anteriores) y disminuyeron al comenzar el período húmedo desde fines de Diciembre en más (Figura 3).

B) Resultados del experimento:
En la Tabla 3 se presentan los parámetros morfológicos y fisiológicos de cultivo así como los componentes del rendimiento, mientras que en la Figura 4 se presentan los rendimientos y su significancia estadística.

DISCUSION Y CONCLUSIONES
Los rendimientos alcanzaron una media de 13888,7 kg ha-1, muy favorecidos por las abundantes precipitaciones de la campaña y una posición alta en el relieve.
Se determinaron diferencias estadísticamente significativas en los rendimientos (Figura 4). Los tratamientos T3 a T7 alcanzaron el rendimiento máximo, caracterizado por el nivel “a” en su nivel de significancia (Figura 4). La dosis de MAPL 50 fue insuficiente para alcanzar el rendimiento máximo, pero entre 75 y 100 las diferencias fueron sutiles. En este experimento, no se determinó respuesta a Zn a pesar del bajo nivel de P en suelo (Tabla 2). En líneas generales las estrategias de fertilización con líquidos lograron equiparar la tradicional de MAP100, a excepción de la dosis menor de MAPL 50.
La respuesta a los tratamientos estuvo asociada a parámetros como NG, cobertura e intercepción, altura de inserción y MSeca inicial (V8). Se destaca relevante la mejora en dos etapas: la implantación con el incremento en biomasa inicial y luego la definición de rendimiento donde se destaca el incremento en NG en los mejores tratamientos.
Los resultados obtenidos permiten aceptar la hipótesis 1, que propone un efecto considerable de la fertilización fosforada sobre el crecimiento y rendimiento del cultivo. No obstante la buena disponibilidad inicial de P en suelo y la fecha de siembra tardía determinaron un alto nivel de rendimiento en el tratamiento control, que es poco frecuente en parcelas y/o cultivos no fertilizados.
Los tratamientos fisiológicos y foliares biológicos sobre el crecimiento inicial y los componentes finales del rendimiento. Respecto de la hipótesis 2, los resultados sugieren un efecto sinérgico entre ambos tipos de tecnologías –fisiológicos y microorganismos promotores de crecimiento- permitiendo expresar un considerable nivel de respuesta, superior a los que se esperaría de cada una de las tecnologías por separado.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
Belanger R, Dufuor N, Caron J & Benhamou N. 1995. Chronological events associated with the antagonistic properties of Trichoderma harzianum against Botrytis cinerea: Indirect evidence for sequential role of antibiotics and parasitism. Biocontrol Science Technology. 5: 41-54.

Covasevic, F., H. Echeverría y Y. Andreoli. 1995. Micorriación vesículo-arbuscular espontánea en trigo en función de la disponibilidad de fósforo. Ciencia del Suelo 13:47-51.

Díaz-Zorita, M., M.V. Fernádez-Canigia. 2008. Field performance of a liquid formulation of Azospirillum brasilense on dryland wheat productivity, Eur. J. Soil Biol. doi:10.1016/j.ejsobi.2008.07.001

Döbereiner, J., I. Marriel and M. Nery. 1976. Ecological distribution of Spirillum lipoferum Beijerinck. Can J Microbiol 22: 1464-1473.

Faggioli, V., G. Freytes y C. Galarza. 2008. Las micorrizas en trigo y su relación con la absorción de fósforo del suelo. Publicación Técnica INTA EEA Marcos Juárez. Disponible on line
http://www.inta.gov.ar/MJUAREZ/info/documentos/Suelos/trigo_ micorrizas08.pdf

Ferraris, G. 2013. Microorganismos con efecto Promotor de Crecimiento (PGPM) en cultivos extensivos. Impacto sobre los rendimientos, la eficiencia de uso de los nutrientes y otros caracteres de interés agronómico. 8 pp. En: Díaz-Zorita, Correa, Fernández Canigia y Lavado (eds). Actas III Jornada del Instituto de Investigaciones en Biociencias Agrícolas. Aportes de la microbiología a la producción de los cultivos. INBA-FAUBA. Buenos Aires, Junio de 2013.

Ferraris, G. 2016. Manejo de la fertilidad del suelo en cultivos extensivos: impacto de los biofertilizantes. Panorama actual de su uso en la Provincia de Buenos Aires. V Jornadas Bonaerenses de Microbiología de Suelos para una Agricultura Sustentable (JOBMAS). La Plata, 30 de Junio de 2016.

Ferraris, G. 2016. Tecnologías destinadas a incrementar la eficiencia de uso de los recursos en trigo: el rol de los promotores de crecimiento vegetal y micronutrientes. 4pp. En: Manual Técnico del Cultivo de Trigo. Edición 2016. AACREA (en prensa).
Ferraris, G. y L. Couretot. 2008. Evaluación de la inoculación con Micorrizas bajo diferentes ambientes de fertilidad. pp 48-52. En: Trigo. Resultados de Unidades Demostrativas. Proyecto Regional Agrícola.

Ferraris, G. y L. Couretot. 2014. Eficiencia de preinoculación con Trichoderma harzianum en trigo según tiempos de preinoculación. Informe de Resultados. INTA EEA Pergamino, 7 pp.

Ferraris, G., L. Couretot y M. Díaz Zorita. 2008. Respuesta de trigo a tratamientos con Azospirillum sp. según niveles tecnológicos. CD Room. VII Congreso Nacional de Trigo.V Simposio Invernal de Cereales de siembra Otoño –Invernal. I Encuentro del Mercosur.

García, F.O.; L.I. Picone y A. Berardo. 2006. Fósforo. Pág. 99-121. En: H.E. Echeverría y F.O. García (eds.) Fertilidad de Suelos y Fertilización de cultivos. Editorial INTA, Buenos Aires, Argentina. 521p.

Kloepper, J.W., R. Lifshitz and R.M. Zablotowicz. 1989. Free-living bacterial inocula for enhancing crop productivity. Trends Biotecnol. 7:39-49.

Peterson R.L., H.B. Massicotte y L.H. Melville . 2004. Arbuscular mycorrhizas. En: Mycorrhizas: Anatomy and Cell Biology. NRC-CNRC. Research Press.Otawa. Canada. Chap.3: 57-79.

Puente, M. y A. Perticari. 2006. Inoculación de trigo con Azospirillum. Trigo en Siembra Directa. 97-99. Revista Técnica de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa, AAPRESID.

Ritchie, S. and J. Hanway. 1993. How a Corn Plant Develops. Special Report No. 48. Iowa State University of Science and Technology. Cooperative Extension Service Ames, Iowa. www.iastate.edu

Sid Ahmed A, Ezziyyani M, Pérez Sánchez C & Candela ME. 2003. Effect of chitin on biological control activity of Bacillus spp. and Trichoderma harzianum against root rot disease in pepper (Capsicum annuum) plants. European Journal of Plant Pathology 109: 418-426