• Cno De La Costa km 7,7, Ramallo.
  • contacto@mapliquid.com.ar
  • La mejor elección

INTA EEA PERGAMINO

Ing. Agr. (Msc) Gustavo N. Ferraris
INTA EEA Pergamino.
Av Frondizi km 4,5 B2700WAA Pergamino
ferraris.gustavo@inta.gob.ar

INTRODUCCIÓN
El fósforo (P) es el nutriente más relevante para la nutrición del cultivo de soja. Su disponibilidad ha bajadado considerablemente, a causa de un balance negativo sostenido en el tiempo. En la actualidad, se considera que en términos globales sólo se repone algo más de un 40 % del nutriente extraído con las cosechas (Figura 1). En forma mayoritaria se ha utilizado el superfosfato simple de calcio (0-9-0-S12) como fertilizante para la nutrición de este cultivo. Una de sus mayores virtudes radica en que, además de P, aporta una cantidad significativa de azufre (S). Sin embargo, la relación de concentración entre ambos elementos (9:12) podría resultar desbalanceada, especialmente para la región núcleo pampeana. Proveer al cultivo de una dosis suficiente de P podría conducir a aplicar dosis elevadas de fertilizante lo cual podría resultar poco práctico desde el punto de vista logístico. Como alternativa, se cuenta con fertilizantes de mayor grado de P, que a la vez podrían suministrar otros elementos como S, zinc (Zn) o boro (B), cuya eficiencia requiere ser evaluada.

El objetivo de este experimento es: 1. Evaluar la respuesta a la fertilización en soja y 2. Comparar la eficiencia de formulaciones tradicionales con fuentes líquidas, que aportan P, S y boro. Hipotetizamos que 1. El cultivo de soja responde positivamente al agregado de nutrientes esenciales para su crecimiento, como fósforo, azufre y boro y 2. Mezclas líquidas que aportan PSB en proporciones acordes a los requerimientos del cultivo podrían mejorar la eficiencia.
Palabras clave: Soja, fuentes fosforadas, fertilizantes líquidos.

MATERIALES Y MÉTODOS
Durante la campaña 2016/17 se realizó un experimento de campo destinado a evaluar el impacto de la fertilización fosforada, comparando fuentes sólidas y líquidas en soja. Los tratamientos fueron aplicados en soja de primera. El experimento se implantó en la localidad de Pergamino, sobre un suelo Serie Pergamino, sobre un suelo Serie Pergamino, Argiudol típico, familia mixta, franca, térmica, Clase I-2, IP=85. La siembra se realizó el día 28 de octubre, con la variedad DM 4612, en hileras espaciadas a 0,42 m. El sitio experimental registra una rotación agrícola continua con varios cultivos de soja en la secuencia. El antecesor fue soja. Durante el ciclo se aplicaron insecticidas y fungicidas para prevenir el ataque de oruga bolillera, chinches y enfermedades. Las parcelas se mantuvieron totalmente libres de malezas y plagas. El diseño del ensayo correspondió a bloques completos al azar con cuatro repeticiones y siete tratamientos. Los fertilizantes comparados fueron fosfato monoamónico (sólido, 11-52-0) y MAP liquid, líquido, (6-20-0-S4), densidad 1,245. Los detalles de los tratamientos evaluados se describen en la Tabla 1. Por su parte, el análisis de suelo de los sitios se presenta en la Tabla 2.


Se recontaron plantas emergidas 15 dds. En R4 se determinó el NDVI por medio del sensor Green seeker, la cobertura mediante procesamiento con software específico de imágenes digitales. Asimismo, se estimó el contenido de N mediante el medidor de clorofila Minolta Spad 502, y se calificó el vigor en función del estado general de la parcela, su uniformidad y sanidad. La recolección se realizó con una cosechadora experimental automotriz. Sobre una muestra de cosecha se determinaron los componentes del rendimiento, Nº de nudos, vainas, NG y PG. Los resultados fueron analizados por partición de la varianza, comparaciones de medias y análisis de regresión.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
CONDICIONES AMBIENTALES DURANTE LA CAMPAÑA


En la Figura 2 se presentan las precipitaciones determinadas en el sitio experimental y la evapotranspiración del cultivo así como el balance hídrico decádico, medido a través de la evolución del contenido de agua útil en suelo. Las precipitaciones y el ambiente en general fueron propicios para el cultivo. Durante la primera parte del ciclo, las temperatura fueron altas y las lluvias escasas, como consecuencia los suelos perdieron humedad. Las precipitaciones y el balance hídrico se recuperan a partir de la última década de diciembre, continuando el ambiente húmedo durante el resto de la estación de crecimiento (Figura 1).


RESULTADOS DE LOS EXPERIMENTOS
En la Tabla 3 se presenta el rendimiento, sus componentes y otras variables determinadas durante el ciclo de cultivo.



DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
Las condiciones ambientales fueron favorables, con temperaturas moderadas, precipitaciones copiosas y baja presión de plagas. Es probable que la magnitud de las lluvias causara un estrés de saturación sobre los cultivos, limitando los rendimientos a un nivel ligeramente por debajo de lo esperado durante el ciclo. Los rendimientos alcanzaron una media de 5029,6 kg ha-1, con una divergencia de 673,4 kg ha-1, siendo el máximo de 5296,7 y el mínimo de 4623,3 kg (Tabla 3).
El máximo rendimiento del experimento se logró con el tratamiento combinado, MAP 40 voleo + MAP L 30 en línea (T7) (Tabla 3 y Figura 2). Este integra una interesante dosis de reposición y la fuente líquida en línea como starter para el cultivo. La aplicación conjunta de B sobre igual dosis de P otorgó un incremento de rendimiento de 156 kg ha-1. Entre dosis de MAP L (35 vs 70 l ha-1), los incrementos fueron sutiles, del orden de 127,3 kg ha-1. Los rendimientos de la fuente líquida fueron similares a su testigo sólido (Tabla 3 y Figura 2).
Evaluado a través del coeficiente de determinación (r2) las variables que en mayor medida explicaron los rendimientos fueron número de vainas por planta, NG, intercepción, altura de plantas, nudos por planta, la calificación del vigor y en menor medida NDVI por Green Seeker (Tabla 3).
Los resultados de este experimento permiten concluir sobre los efectos positivos de la fertilización fosforada, y el aporte adicional de otros elementos como S y B. Se comprueba que no existe una estrategia ni alternativa única para el suministro de estos nutrientes, siendo ambas fuentes competitivas. Se resalta la estrategia ensayada en el T7, que integra la reposición del nutriente con la eficiente fertilización del cultivo, compatibilizando objetivos de mediano y corto plazo, y el T6, el cual agrega valor y expectativa de rendimiento por el agregado de B sin diluir la concentración de las fuentes principales, P y S.

LITERATURA CITADA
Brooker, A. P., Lindsey, L. E., Culman, S. W., Subburayalu, S. K., & Thomison, P. R. (2017). Low Soil Phosphorus and Potassium Limit Soybean Grain Yield in Ohio. Crop, Forage & Turfgrass Management, 3(1).

Carver, R. E., Nelson, N. O., Abel, D. S., Roozeboom, K., Kluitenberg, G. J., Tomlinson, P. J., & Williams, J. R. (2017). Impact of Cover Crops and Phosphorus Fertilizer Management on Nutrient Cycling in No-Tillage Corn-Soybean Rotation. Kansas Agricultural Experiment Station Research Reports, 3(3), 5.

Fancelli, AL. 2006. Micronutrientes en la fisiología de las plantas. Pp 11-27.En: M Vázquez(ed). Micronutrientes en la agricultura. Asociación Argentina de la Ciencia del Suelo. Buenos Aires, Argentina.207pp.

Ferraris, G., L. Couretot y J. Urrutia. 2010. Tecnonologías para la aplicación de microelementos en maíz. Dosis y sistemas de aplicación de Znen combinación con fuentes nitrogeno-azufradas. V Jornada de Maíz. AIANBA-INTA EEA Pergamino. 11p.

Ferraris, G.N. 2011a Microelementos en cultivos extensivos.Necesidad actual o tecnología para el futuro? pp 121-133. En: Actas del Simposio Fertilidad 2011. “La Nutrición del cultivo integrada al Sistema de Producción”.IPNI Cono Sur-Fertilizar Asociación Civil. 269 pp.

Ferraris, G. 2012.a. Avances en micronutrientes en la región pampeana. Pp124-135. Simposio FERTILIDAD 2013.Nutrición de Cultivos para la Intensificación Productiva Sustentable. IPNI Cono Sur. 314 pp.

Ferraris, G. 2012.b. Zinc y otros microelementos en Maíz. Jornada de Maíz. INTA EEA Marcos Juárez. 5 de Julio de 2012. 8pp.

Ferraris, G., L. Couretot. 2014. Fertilización con Zinc en maíz de siembra tardía. Informe de resultados. 6 pp.

Gupta, UC; Jame, YW; Campbel, CA; Leyshon, AJ & W Nicholaichuck. 1985. Boron toxicity and deficiency: a review. Can. J. Soil Sci. 65: 381-409.

Lavado, R. 2006. La región Pampeana: Historia, características y uso de sus suelos. En: Materia Orgánica “Valor Agronómico y Dinámica en Suelos Pampeanos” (ed. R Álvarez). Editorial. Facultad de Agronomía, Universidad de Buenos Aires. p. 1-12.

Lindsay, WL. 1997. Inorganic equilibria affecting micronutrients in soils. En: Micronutrients In Agriculture. (ed. Mortvedt, Cox, Shuman & Welch). Soil Science Society of America, 677 S. Segoe., Madison, WI, USA. pp 89 111

Melgar, R. 2005. El mercado de fertilizantes en la Argentina y su relación con el sector agropecuario. En: Fertilidad de Suelos y Fertilización de Cultivos (ed HE Echeverría & FO García). Ediciones INTA, Buenos Aires, Argentina. p. 489-502.

Miller, R. J., Pesek, J. T., Hanway, J. J., & Dumenil, L. C. (2017). Soybean yields and plant composition as affected by phosphorus and potassium fertilizers. Research Bulletin (Iowa Agriculture and Home Economics Experiment Station), 35(524), 1.

Moralejo M. del P. y S. G. Acebal. 2010. Determinacion del contenido de Cu y Zn en suelos del sudoeste bonaerense. XXII Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo. Rosario. Actas en CD, 4pp.

Ratto de Miguez, S & N Fatta. 1990. Disponibilidad de micronutrimentos en suelos del área maicera nucleo. Ciencia del Suelo. 8: 9-15.

Raza, M,, Mermut, A, R,, Schoenau, J, J, and Malhi, S, S, 2002, Boron fractionation in some Saskatchewan soils. Can. J. Soil Sci. 82: 173–179, Ritchie, S. and J. Hanway. 1993.
How a Corn Plant Develops. Special Report No. 48. Iowa State University of Science and Technology. Cooperative Extension Service Ames, Iowa.
www.iastate.edu

Rivero, E, Cruzate, GA & R Turati. 2008. Azufre, boro y zinc: mapas de disponibilidad y reposición en suelos de la Región Pampeana. XXI Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo. Potrero de los Funes, San Luis. Actas en CD, 5pp.

Ros, C. O. D., Matsuoka, M., Silva, R. F. D., & Silva, V. R. D. (2017). Interference from the vertical variation of soil phosphorus and from water stress on growth in maize, the soybean and sunflower. Revista Ciência Agronômica, 48(3), 419-427.

Sainz Rozas, H.R.; Echeverria H.E; Eyherabide, M.; Barraco, M.; Ferraris H.G.; Angelini H.P. 2012. Niveles de boro disponible en suelos de la Región Pampeana Argentina. XIX Congreso Latinoamericano de la Ciencia del Suelo. Mar del Plata, Argentina. 6 pp

Scheid López, A. 2006. Micronutrientes: La experiencia brasilera. Filosofía de aplicación y eficiencia agronómica. Pp 29-78.En: M Vázquez(ed). Micronutrientes en la agricultura. Asociación Argentina de la Ciencia del Suelo. Buenos Aires, Argentina. 207pp.

Sid Ahmed A, Ezziyyani M, Pérez Sánchez C & Candela ME. 2003. Effect of chitin on biological control activity of Bacillus spp. and Trichoderma harzianum against root rot disease in pepper (Capsicum annuum) plants. European Journal of Plant Pathology 109: 418-426