• Cno De La Costa km 7,7, Ramallo.
  • contacto@mapliquid.com.ar
  • La mejor elección

FUENTES LIQUIDA PARA LA NUTRICIÓN DE SOJA

SOURCES INNOVATION FOR SOYBEAN NUTRITION

INTA EEA PERGAMINO

CAMPAÑA 2018/19

Ings. Agrs. Gustavo N. Ferraris

1.INTA EEA Pergamino.Av Frondizi km 4,5 (B2700WAA) Pergamino.

ferraris.gustavo@inta.gob.ar

Introducción

El fósforo (P) es un nutriente esencial para los vegetales. La tendencia creciente en los rendimientos - que determina mayores niveles de extracción – junto a estrategias de producción de corto plazo, muchas veces en campos arrendados a terceros, ha provocado una permanente extracción dando como resultado los bajos niveles actuales, que se pueden determinar mediante análisis químicos en suelos pampeanos. En la actualidad, se considera que en términos globales se repone alrededor del 50 % del nutriente extraído con las cosechas. Para la nutrición de soja, en la Región Pampeana Argentina los fosfatos de calcio son las fuentes de uso prevalente, tanto el superfosfato triple (0-20-0) como el supefosfato simple (0-9-0-S12). El primero se caracteriza por su alto grado de P mientras que el segundo además aporta una cantidad significativa de azufre (S). Sin embargo, la relación de concentración entre ambos elementos (9:12) podría resultar desbalanceada, especialmente para la región núcleo pampeana. Además, de acuerdo con numerosos trabajos realizados en los últimos años, el aporte de sólo dos elementos podría resultar insuficiente.

Teniendo en cuenta que la disponibilidad de P es crítica en los primeros estadíos fenológicos, no sólo la dosis sino también la localización y formas física y química del fertilizante podrían resultar relevantes. Con el objetivo de cubrir estas necesidades de corto plazo, y aportar parcialmente a la reposición de P en el suelo en el largo plazo, han surgido en los últimos años fuentes de mayor solubilidad bajo una forma física –líquidos o microgranulados- y química –polifosfatos- novedosa para este elemento, cuya eficiencia requiere ser evaluada. Además de P, otros elementos podrían limitar la producción. El S modifica la eficiencia fotosintética e interviene en la síntesis de proteína. De baja movilidad en la planta, sus carencias se manifiestan a través de una clorosis en las hojas de reciente expansión. Por este motivo las formulaciones de base “starter” suelen incluirlo junto a P. La versatilidad de los líquidos permiten además incluir micronutrientes como zinc (Zn) o boro (B).

Los objetivos de esta investigación fueron: 1- Evaluar la eficiencia de formulaciones líquidas y tradicionales, validando a las primeras con referentes del mercado. 2- Cuantificar el efecto aditivo de boro y potasio. Hipotetizamos que 1. Fuentes liquidas fosforada equiparan la respuesta de aquellas tradicionales, compensando por eficiencia el menor aporte total de nutrientes 2. El agregado de azufre y microelementos en las formulaciones permite una fertilización balanceada que maximiza los rendimientos.

Palabras clave: soja, fuentes especiales, fertilizantes “starter”, mezclas químicas, azufre, zinc.

Materiales y Métodos

Durante la campaña 2018/19, se realizó un experimento en soja de primera, destinado a evaluar el impacto de diferentes tecnologías de fertilización inicial sobre la productividad del cultivo de soja. El experimento se implantó en la EEA INTA Pergamino, sobre un suelo Serie Pergamino, Argiudol típico, familia mixta, franca, térmica, Clase I-2, IP=85 (Figura 1). La siembra se realizó el día 21 de noviembre, con la variedad Credenz 4320 STS,  en hileras espaciadas a 0,40 m. El sitio experimental registra una rotación agrícola continua con alto nivel de intensificación y rotación de cultivos. El antecesor fue maíz. Durante el ciclo se aplicaron insecticidas y fungicidas para prevenir el ataque de oruga bolillera, chinches y enfermedades.  Las parcelas se mantuvieron totalmente libres de malezas y plagas. Se realizó una inoculación de base para asegurar la provisión de nitrógeno (N). El fertilizante líquido evaluado, MAP L, tiene el grado (6-20-0-S4), densidad 1,25, aplicado chorreado en línea de siembra. Los tratamientos fueron aplicados en soja de primera. Detalles de estos experimentos se presentan en la Tabla 1.

Se cuantificó la materia seca en R3, inicio del período crítico. En R4 se determinó el NDVI por medio del sensor Green seeker, la cobertura mediante procesamiento con software específico de imágenes digitales. Asimismo, se estimó el contenido de N mediante el medidor de clorofila Minolta Spad 502, y se calificó el vigor en función del estado general de la parcela, su uniformidad y sanidad. La recolección se realizó con una cosechadora experimental automotriz. Sobre una muestra de cosecha se determinaron los componentes del rendimiento, Nº de nudos, vainas, NG y PG.

En cuatro oportunidades se realizó un vuelo con un avión Ebee Parrot equipado con una cámara de alta resolución Sequoia_4.0_1280x960 (Green), Sequoia_4.0_1280x960 (Red), Sequoia_4.0_1280x960 (Red Edge), Sequoia_4.0_1280x960 (NIR). Las fotografías obtenidas, con un tamaño de pixel de 14 x 14 cm, fueron procesadas y se calcularon los índices OSAVI y NDRE.

OSAVI (índice verde modificado por el suelo) es un índice de vegetación corregido por la reflectancia del suelo. Ofrece información adicional y representa una mejora respecto de NDVI, al mostrar mayor sensibilidad a las variaciones de cobertura en áreas con escasa vegetación donde el suelo es visible a través del canopeo. También es recomendable su utilización al final del ciclo donde la cobertura vegetal es máxima, puesto que se satura a niveles más altos de área foliar respecto de NDVI.

NDRE (borde rojo modificado por el suelo) es un índice altamente sensible al contenido de clorofila de la vegetación. La variación de este índice permite inferir deficiancias de nutrientes que provocan clorosis en los tejidos, como nitrógeno, azufre y algunos microelementos.

Los resultados fueron analizados por partición de la varianza, comparaciones de medias y análisis de regresión.


RESULTADOS Y DISCUSIÓN
CONDICIONES AMBIENTALES DURANTE LA CAMPAÑA


En la Figura 3 se presentan las precipitaciones determinadas en el sitio experimental y la evapotranspiración del cultivo así como el balance hídrico decádico, medido a través de la evolución del contenido de agua útil en suelo. La campaña 2018/19 presentó un clima amigable para el cultivo, con lluvias copiosas durante diciembre – enero, y un período de pausa caracterizado por altas temperaturas y falta de lluvias en las dos primeras décadas de febrero. Nada de esto pareció limitar los rendimientos (Figura 4). Las condiciones de final de llenado fueron muy favorables, con temperaturas sostenidas y alta radiación. La presencia de plagas fue moderada, solo alcanzando el umbral crítico de tratamientos la población de Anticarsia gemmatalis y chinches. La condición de temperatura y baja severidad de plagas contribuyó no agravando el efecto de la falta de lluvias.




Resultados de los experimentos

En la Tabla 3 se presenta una evaluación de nodulación, mientras que en la Tabla 4 el rendimiento, sus componentes y otras variables determinadas durante el ciclo de cultivo, para las diferentes localidades.


Figura 4: Rendimiento de grano según tratamientos de fertilización con fuentes sólidas y líquidas que aportan  fósforo, azufre y otros elementos en soja. Letras distintas sobre las columnas representan diferencias estadísticamente significativas entre tratamientos (LSD a=0,05; dms=263,8 kg ha-1). Las barras de error señalan la desviación standard de la media. INTA EEA Pergamino, campaña 2018/19.

a)      Calculo de índices espectrales.

En la Figura 5 se visualizan los índices OSAVI (relacionado con biomasa sin influencia de la reflectancia del suelo en cultivos poco cubiertos) y NDRE (borde rojo, asociado a clorofila). Este último fue el que presentó mayor sensibilidad a los tratamientos.

Discusión y Conclusiones      

La campaña 2018/19 fue favorable para el cultivo, con abundantes precipitaciones aunque concentradas en diciembre – enero, y significativamente mejor a superior a la precedente. Se determinaron condiciones de radiación, temperatura y humedad que permitieron que el cultivo se expresara claramente. La productividad alcanzó una media de 5042  kg ha-1 (Tabla 3), los cuales están cerca del potencial alcanzable por el cultivo en la región.

Se determinaron diferencias significativas entre tratamientos (P<0,0001; cv 3,6%). Se observó una significativa respuesta a la fertilización fosforada. Los mejores resultados se obtuvieron con MAPL en forma individual, la adición de boro (B)(T3) o magnesio (Mg)(T4) no incrementó los rendimientos (Figura 4). Los tratamientos, MAPL y APP (T4/T5 y T6/T7) presentaron un rendimiento similar. En líneas generales, las estrategias con líquidos permitieron rendimientos superiores.

Ninguno de los tratamientos evaluados mostró fitotoxicidad sobre las semillas ni daño en la emergencia, siendo perfectamente tolerados y presentando una rápida emergencia y mejor coloración, con mayor biomasa respecto del control sin fertilización. Las estrategias de fertilización incrementaron la biomasa inicial (correlación r2 vs rendimiento=0,44), NDVI por Green seeker (r2=0,73), intercepción de radiación (r2=0,47), la calificación subjetiva del vigor (r2=0,45), altura de plantas (r2=0,95), contenido de N estimado por Spad (r2=0,87)  y NG (r2=0,99). También mejoró el nivel del índice espectral NDRE, relacionado con el borde rojo. Es decir, el comportamiento de los tratamientos fertilizados y su respuesta agronómica pudo ser anticipado por numerosas variables agronómicas y componentes del rendimiento.

Los resultados obtenidos permiten aceptar la hipótesis 1, que sugiere un efecto superador de las fuentes líquidas, especialmente en los niveles y dosis más elevados. La hipótesis 2 no pudo ser comprobada, al no lograr incrementos por la adición de B y Mg. No obstante estos resultados deben analizarse en un contexto más amplio, ya que sí se comprobó respuesta a elementos complementarios en soja en otras campañas, así como en otros cultivos en la presente.

Literatura Consultada

* Akhtar, M., Yaqub, M., Naeem, A., Ashraf, M., & Hernandez, V. E. (2016). Improving phosphorus uptake and wheat productivity by phosphoric acid application in alkaline calcareous soils. Journal of the Science of Food and Agriculture, 96(11), 3701-3707.

* Allan, G. G., Freepons, D. E., & Crews, G. M. (1989). U.S. Patent No. 4,832,728. Washington, DC: U.S. Patent and Trademark Office.

* Ara, I., Islam, M., Kashem, M., & Osman, K. T. (2018). A comparative study of phosphorus availability in an acidic soil and an alkaline soil amended with organic and inorganic phosphorus sources. Journal of soil science and plant nutrition, 18(2), 466-478.

* Barbagelata, P. 2011. Fertilización fosfatada para trigo y maíz en siembra directa: Diagnóstico de fertilidad y estrategias de fertilización. Actas Simposio Fertilidad 2011. IPNI-Fertilizar AC. pp. 90-97.

* Barraco, M., M Díaz Zorita, W. Miranda y C. 2015. Contribución de la fertilización con nitrógeno, fósforo y azufre a la productividad de maíz en la Pampa Arenosa pp116-119. Simposio Fertilidad 2015 “Nutriendo los suelos para las generaciones del futuro”. IPNI – Fertilizar Asociación Civil. 252pp.

* Bermudez, M. 2011. Cómo llevar a la práctica en gran escala el manejo sitio-específico de N y P. Simposio Fertilidad 2011. Rosario-Santa Fé, Argentina. p: 47-54

* Bianchini, A. 2003. Localización de fósforo en siembra directa. Simposio “El fósforo en la agricultura argentina”. IPNI Cono Sur. pp. 79-82.

* Bray, R  and Kurtz, L.1945. Determination of total, organic, and available forms of phosphorus in soils .Soil Sci 59: 39 - 45.

* Chien, S. H., Prochnow, L. I., & Cantarella, H. (2009). Recent developments of fertilizer production and use to improve nutrient efficiency and minimize environmental impacts. Advances in Agronomy, 102, 267-322.

* Ciampitti I. y F. García. 2007. Requerimientos nutricionales. Absorción y extracción de macronutrientes y nutrientes secundarios: Cereales, Oleaginosos e Industriales. Informaciones Agronómicas No. 33. Archivo Agronómico No. 11. pp. 1-4. IPNI Cono Sur. Acassuso, Buenos Aires.

*Codling, E. E. (2019). Effects of phosphorus amended low phosphorus soil on soybean (Glycine max L.) and wheat (Titicum aestivum L.) yield and phosphorus uptake. Journal of Plant Nutrition, 1-9.

*Crista, F., Boldea, M., Radulov, I., Crista, L., Lato, A., Dragomir, C., ... & Lato, I. (2014). Changing the quality of maize grain after applying micro-granular fertilizers. Research Journal of Agricultural Science, 46(1), 166-171.

* Crista, F., Boldea, M., RADULOV, I., LATO, A., CRISTA, L., DRAGOMIR, C., ... & Okros, A. (2014). The impact of chemical fertilization on maize yield. Research Journal of Agricultural Science, 46(1), 172-177.

* Edwards, C. L., & Ruiz Diaz, D. (2016). Evaluation of Phosphorus Source and Chelate Application as Starter Fertilizer in Corn. Kansas Agricultural Experiment Station Research Reports, 2(6), 4.

* Ferraris, G. 2008. Fertilización de la Soja. pp 261-278. En: R. Melgar y M. Díaz Zorita (eds). Fertilización de cultivos y pasturas. 2da edición ampliada y actualizada. 569 pp.

* Ferraris, G. 2010. Dosis y localización de fuentes fosforadas en trigo en el norte, centro y oeste de Buenos Aires. Campañas 2008, 2009 y 2010. En: Jornada de Cultivos de Invierno INTA-AIANBA 2010. 7 pp.

* Ferraris, G. 2016. Evaluación de una fuente líquida fósforo-azufrada en trigo: Caracterización de su comportamiento agronómico. Informe de resultados. 7 pp.

* Ferraris, G., F. Mousegne, et al. 2008. Efecto aditivo del agregado de diferentes nutrientes en maíz en el norte, centro y oeste de la provincia de Buenos Aires. En: IVJornada de Maíz INTA EEA Pergamino-AIANBA. 14 pp.

* Ferraris, GN., M. Toribio, R. Falconi, y L. Couretot. 2015. Efectos de diferentes estrategias de fertilización sobre los rendimientos, el balance de nutrientes y su disponibilidad en los suelos en el largo plazo pp137-142. Simposio Fertilidad 2015 “Nutriendo los suelos para las generaciones del futuro”. IPNI – Fertilizar Asociación Civil. 252pp.

* Ferraris, GN. 2017. Estrategias de nutrición con fosforada en trigo: Alternativas al enfoque tradicional. Campaña 2016

Informe técnico de la EEA INTA EEA Pergamino. 7 pp.

 * Fulford, A. M., Culman, S. W., Mullen, R. W., Dygert, C. E., LaBarge, G. A., Lentz, E. M., & Watters, H. D. (2016). Corn and Soybean Response to Phosphorus and Potassium Fertilization in Ohio. Better Crops with Plant Food, 100(2), 7-9.

* Gluhić, D. (2012). The use of starter fertilizers in fertilization of field crops. Glasnik Zaštite Bilja, 35(3), 35-35.

* Gregoret, M.C., M. Díaz Zorita, J. Dardanelli, y R.Bongiovanni. 2011. Regional model for site-specific corn nitrogen fertilization rainfed in Haplustolls of the central pampas, Argentina. Precision Agriculture. 12(6):831-849.

* Gutierrez Boem F., F. Garcia, y M. Boxler. 2010 ¿Qué tan distintos son los niveles críticos de fósforo disponible para soja, maíz y trigo? En: Actas XXII Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo. Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal. Rosario, Santa Fe.

* Gutierrez, Boem F.H. y G. Thomas. 1998. Phosphorus nutrition affects wheat response to water deficit. Agronomy Journal 90: 166-171.

* Hnatowich, Garry Lawrence, et al. Methods and compositions for increasing the amounts of phosphorus available for plant uptake from soils. U.S. Patent Application No 16/004,575, 11 Oct. 2018.

* Kaiser, D. E., Mallarino, A. P., & Bermudez, M. 2005. Corn grain yield, early growth, and early nutrient uptake as affected by broadcast and in-furrow starter fertilization. Agronomy journal, 97(2), 620-626.

* Luikham, E., Kumar, K., & Mariam Anal, P. S. (2018). Influence of phosphorus on yield and quality of promising varieties of soybean [Glycine max (L.) Merril] under rainfed condition. Agricultural Science Digest, 38(1).

* Miele, S., Bargiacchi, E., Capuzzi, L., & Russo, E. 2005. Micro-granular composition with a combined fertilizing and phyto-protective action.U.S. Patent Application No. 10/496,474.

* Moreira, A., Moraes, L. A. C., Moretti, L. G., & Aquino, G. S. (2018). Phosphorus, Potassium and Sulfur Interactions in Soybean Plants on a Typic Hapludox. Communications in soil science and plant analysis, 49(4), 405-415.

* Naville, R., C. Cerliani, G. Balboa, G. Martinez Bologna, y G. Espósito. 2015. Dosis y momento de aplicación de fósforo por zonas de manejo en maíces tardíos del sur de Cordoba pp159-164. Simposio Fertilidad 2015 “Nutriendo los suelos para las generaciones del futuro”. IPNI – Fertilizar Asociación Civil. 252pp.

 * Pierzynski, J., & Hettiarachchi, G. M. (2018). Reactions of phosphorus fertilizers with and without a fertilizer enhancer in three acidic soils with high phosphorus-fixing capacity. Soil Science Society of America Journal.

* Randall, G. W., & Hoeft, R. G. 1988. Placement methods for improved efficiency of P and K fertilizers: A review. Journal of Production Agriculture, 1(1), 70-79.

* Rehm, G. W., & Lamb, J. A. 2009. Corn response to fluid fertilizers placed near the seed at planting. Soil Science Society of America Journal, 73(4), 1427-1434.

* Roth, G. W., Beegle, D. B., & Antle, M. E. 2003. Evaluation of starter fertilizers for corn on soils testing high for phosphorus. Communications in soil science and plant analysis, 34(9-10), 1381-1392.

* Roth, G. W., Beegle, D. B., Heinbaugh, S. M., & Antle, M. E. 2006. Starter fertilizers for corn on soils testing high in phosphorus in the northeastern USA. Agronomy journal, 98(4), 1121-1127.

* Sainz Rosas, H., H.E. Echeverría, y H. Angelini, 2012. Fósforo disponible en suelos agrícolas de la Región Pampeana y Extrapampeana argentina. RIA Volumen 38- Nº1.pp 33-39.

* Sandral, G., Tavakkoli, E., Barati, M., Pumpa, R., Armstrong, R., Lester, D., ... & Bell, M. (2019). Phosphorus and phosphorus stratification. GRDC Update.

* Singh, V., Kumar, A., Lal, M., & Kumar, M. (2018). Chickpea Cultivation Governing by Phosphorus Application in Calcareous Soil. International Journal of Current Microbiology and Applied Sciences, 7(02), 3419-3425.

* Soltangheisi, A., Rodrigues, M., Coelho, M. J. A., Gasperini, A. M., Sartor, L. R., & Pavinato, P. S. (2018). Changes in soil phosphorus lability promoted by phosphate sources and cover crops. Soil and Tillage Research, 179, 20-28.

* Vázquez, M. 2002. Balance y fertilidad fosforada en suelos productivos de la región pampeana. Informaciones agronómicas del Cono Sur. Edición especial sobre el simposio “Enfoque sistémico de la fertilización fosforada”, XVIII Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo. Puerto Madryn- Chubut, Argentina. 16: 3-7.

* Weiss,M.; Baret, F.; Smith, G.J.; Jonckheered, I. and Coppin,P. 2004. Review of methods for in situ leaf area index determination, part II: Estimation of LAI, errors and sampling. Agric. and For. Met., 121: 37-53.